EL MISTERIO DE ERKS ( LEYENDA DEL URITORCO )

Los comechingones contemplaban maravillados las luces que cruzaban el cielo y decían que eran los espíritus de los muertos que salían de sus tumbas y poblaban los valles del silencio. Veían hombres que caminaban por el cerro y desaparecían de pronto entre las piedras. Ellos aseguraban que estos hombres venían de la profundidad de la Tierra. ¿Qué veían, entonces, los comechingones? ¿Qué ven ahora miles de turistas que visitan el famoso cerro cordobés?

Cuenta la leyenda metafísica que, en el siglo XII, el caballero Parsifal, custodio del Santo Grial, viajó hasta las cercanías del cerro Uritorco en busca del Bastón de Mando o Piedra de la Sabiduría, una pieza basáltica pulida de color negro, de 1,10 metro de largo, construida hace 8 mil años. El objetivo era lograr la hermandad de los hombres completando una obra espiritual y metafísica. Fue esta historia la que llevó a místicos, aventureros, científicos y militares a buscar a Erks, una de las ciudades secretas y subterráneas que, según creen los seguidores de la ciencia hermética, se encuentran en el planeta y tienen una entrada infranqueable. Sus habitantes serían seres muy evolucionados, terrestres o no. Estas ciudades -dicen- se comunican entre sí mediante pasadizos que atraviesan los continentes, aun bajo los océanos. Erks se encontraría dentro del llamado Triángulo de Terrera o Triángulo Menor de Fuerzas, cuyos vértices serían el cerro Calaguala, el cerro Colorado y el cerro Serrezuela. 

Desde principios del siglo XX hay testimonios sobre visiones de ovnis en el cerro Uritorco. . En los últimos años, dicen haber visto objetos voladores de formas variadas que se desplazan vertical u horizontalmente, parece que van a chocar contra los cerros y, misteriosamente, desaparecen sin dejar rastro. Pero no solamente las luces asombran a la gente: miles de personas testimonian haber oído ruidos extraños, inquietantes y graves, que provienen de las profundidades de la Tierra y que semejan explosiones, o martillos neumáticos, o engranajes de compuertas que se abren y se cierran. Y eso no es todo: los científicos atribuyen a la abundancia de pirita en las profundidades -un mineral que puede ser magnético-, las alteraciones electromagnéticas que marean a las brújulas, interfieren las grabaciones y enloquecen al instrumental aeronáutico. Muchos visitantes afirman que la emoción que sintieron al percibir la energía irradiada por el cerro, hizo que nunca pudieran olvidarlo. Lo cierto es que la leyenda no tiene fin. Si la ciudad de Erks existe para lograr una apertura de conciencia y despertar así a un hombre nuevo en nuestra Tierra, maravillosas son las luces que atraviesan el cielo del Uritorco y también los resplandores que nacen en el cerro y se elevan, como un mensaje misterioso. 

FUENTE: EL BLOG DE CLAUDIA


Etiquetas de Artículo: #uritorco
2 comentarios
  • oski petro
    oski petro tuve la suerte de escalar ese imponente cerro hace ya casi treinta años y nunca pude olvidar la belleza que encontré tanto en el acenso como en su cima y ya hace mas de 40 años visito capilla del monte,la paz es una constante mientras se aciende,nunca lo olvidare.
    30 de mayo de 2014 - 1 le gusta esto
  • JORGE ALBERTO ALCARAZ
    JORGE ALBERTO ALCARAZ MI BUENA LA HISTORIA Y BIEN EXPLICADA CADA VES QUIERO IR MAS A CONOCER¡¡¡
    12 de junio de 2014